Ahora le tocó al Peje resbalarse

Héctor Miranda