Y sudcalifornia no fue ajena a los tsunamis, la radioactividad, el activismo y wikileaks

Héctor Miranda