Texas, estado de emergencia

Héctor Miranda