Se ve Obama como el candidato más débil para el 2012

Héctor Miranda