Se suman veteranos a los indignados de los Estados Unidos

Héctor Miranda