«Mortífero» para los periodistas

Héctor Miranda