Mataron a Obama… en su propio Twitter

Héctor Miranda