Mataron a Obama… en su propio Twitter

¡Terrenos a cuatro minutos del centro de Cabo San Lucas!