Mandela grave, pero estable

Héctor Miranda