Y amaga con romper con EU.

Lanza Norcorea más misiles

El régimen de Kim Jong Un realiza su cuarta prueba de misiles balísticos de corto alcance en menos de dos semanas y acusa a EU de incumplir con sus compromisos.

Seúl.- El régimen de Corea del Norte realizó un nuevo ensayo con misiles balísticos de corto alcance, el cuarto en menos de dos semanas, y amenazó a Seúl y a Washington con «pagar un alto precio» por las maniobras militares conjuntas que iniciaron el lunes.

Los últimos ensayos armamentísticos se hicieron a primera hora desde la provincia norcoreana de Hwanghae del Sur, el mismo lugar desde donde el régimen norcoreano efectúo sus otros tres lanzamientos en un plazo de trece días, según informó el Estado Mayor Conjunto de Corea del Sur (JCS).

A partir de los primeros datos recopilados, los ejércitos de Corea del Sur y Estados Unidos creen que en las cuatro rondas Pyongyang probó un nuevo tipo de misiles balísticos de corto alcance similar al que ya ensayó el pasado mayo, según dijo un portavoz del JCS.

Junto a esta nueva exhibición de poderío militar, el régimen que lidera Kim Jong Un volvió a protestar hoy por las maniobras castrenses que comenzaron este lunes Corea del Sur y Estados Unidos, y advirtió a los aliados sobre posibles represalias por dichos ejercicios, a través de un comunicado de su Ministerio de Asuntos Exteriores.

Pyongyang acusa a Estados Unidos de «incrementar la tensión militar hostil» en su contra al «desplegar una larga cantidad de equipamiento militar ofensivo» en Corea del Sur, lo que a su juicio constituye «un incumplimiento de su compromiso para suspender ejercicios militares conjuntos», conforme a la declaración recogida por la agencia estatal KCNA.

El régimen norcoreano alude así al compromiso supuestamente convenido por el presidente estadunidense, Donald Trump, durante la tercera cumbre con Kim improvisada a finales del pasado junio en la frontera intercoreana, y en la que ambos líderes también pactaron reactivar el diálogo para el desarme del Norte.

Diálogo endeble

Desde entonces, ambos países han mantenido contactos para reiniciar las negociaciones que permanecían congeladas desde el fiasco de la cumbre de Hanoi en febrero, aunque del repunte de la tensión en la península coreana a raíz de las maniobras castrenses de Seúl y Washington parece dejar otra vez el diálogo en el aire.

“Estados Unidos y Corea del Sur son muy habladores de puertas afuera sobre el diálogo. Pero cuando se sientan y se relajan, afilan sus espadas para hacernos daño», señala la nota del Ministerio de Exteriores norcoreano, que también apunta que Pyongyang se verá abocado a buscar otra vía en vistas a esta situación.

“Mantenemos nuestra postura de resolver los problemas a través del diálogo. Pero la dinámica del diálogo no será visible mientras continúen los movimientos militares hostiles», añade el comunicado.

¡Comparte!

* * *


Responder

Tu e-mail no seá publicado.