Hasta muerto Bin Laden sigue dando guerra

Héctor Miranda