Fraude electoral en Rusia: hasta los muertos votaron

Héctor Miranda