La Crisis de 1973.

El año que el mundo se quedó sin gasolina

Durante el año de 1973 el mundo entró en crisis luego de un grave desabasto de gasolina, mismo que obligó a racionar el combustible y cancelar eventos como las 24 horas de Daytona y limitar las carreras Nascar en Estados Unidos.

Ciudad de México.- Conocida como la crisis del petróleo, en el año de 1973 la gasolina escaseó en gran parte del mundo, principalmente en Estados Unidos y Europa.

El movimiento se dio luego de que la Organización de Países Árabes Exportadores de Petróleo (OPEP) decidiera no vender ni exportar a las naciones que habían apoyado a Israel durante la guerra de Yom Kipur, conflicto donde se enfrentaba Israel contra Siria y Egipto.

Esta decisión prohibía vender petróleo a Estados Unidos y a sus aliados de Europa Occidental.

Desde esos años, el mundo tenía una gran dependencia al petróleo, esto provocó un fuerte efecto inflacionista y una reducción de la actividad económica de los países afectados.

Fue entonces cuando el 16 de octubre de 1973, siendo parte de la estrategia política derivada de la Guerra del Yom Kippur, los países miembros de la OPEP detuvieron la producción de crudo y establecieron un embargo petrolero hacia Occidente, especialmente hacia Estados Unidos y los Países Bajos. También se acordó un boicot a Israel.

Los efectos del embargo fueron muy drásticos: se duplicó el precio real del crudo a la entrada de la refinería y se produjeron cortes de suministro.

Todo esto aceleró una etapa económica negativa en el mundo occidental que ya había empezado, y llevó a una recesión global durante el año siguiente.

Al no tener suficiente petróleo, el combustible comenzó a escasear en varios países y la escasez llevó al racionamiento de gasolina.

Los automovilistas de varios países de occidente se enfrentaron a largas colas en las gasolineras.

Por ejemplo, en Estados Unidos, los conductores de vehículos cuyas matrículas acabaran en número impar (o matrículas personalizadas) fueron autorizados a adquirir carburante sólo en los días impares del mes, y la misma norma se aplicó a los propietarios de vehículos con matrículas pares.

En algunos estados de Estados Unidos se utilizaron carteles y banderas de tres colores diferentes para indicar la disponibilidad de gasolina en las estaciones de servicio.

Una bandera verde indicaba venta ilimitada de gasolina.

Una bandera amarilla denotaba restricciones y racionamiento.

Una bandera roja indicaba que no se disponía de gasolina, pero la estación de servicio estaba abierta para otros servicios.

Los cupones de racionamiento de gasolina fueron encargados en 1974 y 1975 para la Administración Federal de Energía, pero nunca fueron realmente utilizados durante esta crisis o la de 1979.

La falta de gasolina afectó a varios sectores, uno de ellos fue el deportivo donde muchas competiciones automovilísticas se paralizaron o se retrasaron debido al racionamiento.

El Rally de Córcega de 1973 se retrasó un mes, y el de Rally de Montecarlo y Suecia de 1974 no se realizaron.

Ese mismo año, el presidente de Estados Unidos Richard Nixon nombró a William E. Simon como el primer director de la Oficina Federal de Energía, esto en un intento para reducir el consumo de gasolina, en 1974 se estableció un límite máximo de velocidad de 55 mph (unos 90 km/h) mediante la Ley de Emergencia de Ahorro de Energía en Autovías.

Por otro lado, en 1975 se constituyó la Reserva Estratégica de Petróleo de Estados Unidos, y en 1977 se creó el Departamento de Energía, además de la Ley Nacional de Energía de 1978.

Ya encarrerados, se impuso el horario de verano entre el 6 de enero de 1974 y el 23 de febrero de 1975.

Las medidas generaron importantes críticas, ya que obligó a muchos niños a ir a la escuela antes del amanecer.

La norma tradicional, que adelantaba los relojes una hora el último domingo de abril, fue restaurada en 1976.

La crisis también afectó a las empresas y los particulares sobre el ahorro energético.

Ya durante el año 1975, el congreso de Estados Unidos aprobó una serie de medidas por las que los tres grandes fabricantes de automóviles pusieron en marcha la reducción de los tamaños de los automóviles para que tuvieran un consumo máximo de 9 litros a los 100 km.

En 1974 se cancelaron las 24 horas de Daytona y la NASCAR redujo las distancias de las carreras en un 10%.

La ronda de clasificación de 500 millas de Indianápolis se redujo de cuatro días a dos, y se eliminaron varios días de entrenamientos.

Con el paso del tiempo, varios países tomaron medidas especiales para evitar una nueva crisis petrolera como crear reservas federales del carburante.

¡Comparte!

* * *


Responder

Tu e-mail no seá publicado.