“La única razón es la ignorancia", afirmó en Twitter la escritora Bouthaïna al-Issa.

Censura Kuwait “Cien Años de Soledad”

Kuwait.- Desde esta semana cientos de personas en Kuwait organizan protestas luego de que el gobierno de ese país de medio oriente iniciara una campaña de censura que priva a los habitantes del emirato a acceder a miles de obras literarias, entre ellas la del colombiano Gabriel García Márquez.

El Ministerio de Información de Kuwait ha prohibido al menos 4 mil libros en los últimos cinco años, entre ellos “Cien Años de Soledad” de García Márquez y Nuestra Señora de París del francés Victor Hugo.

Varias personas en redes sociales aseguran que el gobierno hice esto por presión de los círculos religiosos y conservadores.

Todas las obras literarias que se presentarán en la feria pasarán por el filtro de un comité de censura.

De acuerdo con activistas políticos, una fuga de documentos de la Comisión de Censura del Ministerio de Información reveló el gran número de obras que han sido prohibidas.

Pulso de las redes

Mientras tanto en las redes sociales, los activistas anticensura resaltan el carácter “ridículo” de las decisiones de la Comisión de Censura.

“La única razón es la ignorancia”, afirmó en Twitter la escritora Bouthaïna al-Issa.

Entre las décadas de los 70 y los 90, Kuwait fue un activo centro de publicación y se editaba la revista “Al-Arabi”, difundida a gran escala en los países de la región, así como una serie de libros científicos y literarios.

Aguil Youssef Aidane, autor de dos libros prohibidos, atribuye la censura a las “presiones políticas que ejercen ciertos círculos religiosos sobre las instituciones culturales”.

“La censura de libros, a veces únicamente por contener una palabra o una imagen, daña la imagen de Kuwait”, dice el autor.

Imane Jawhar Hayat, miembro de un grupo político local, considera que “las razones que se invocan para justificar la censura son a menudo ilógicas”.

A pesar de este régimen de censura, el líder de la Unión de Escritores de Kuwait señala que nadie ha sido perseguido por la venta de libros prohibidos.

¡Comparte!

* * *