Jair Bolsonaro, favorito para ganar la elección, utilizó al expresidente Lula para atacar a su rival.

Buscan los últimos votos en Brasil

Brasilia.- El ultraderechista Jair Bolsonaro, claro favorito para las elecciones de este domingo en Brasil, se valió de la prisión del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva para agredir a su rival Fernando Haddad, quien volvió a alertar sobre el “odio” que encarna su adversario.

Ambos candidatos, que disputarán la segunda vuelta electoral, quemaron  sus últimos cartuchos en la televisión, uno de los principales medios para la propaganda política en el país, y lo hicieron con el mismo tono encendido que ha dominado sus campañas.

Bolsonaro atacó por el flanco de la corrupción, uno de los más incómodos para el Partido de los Trabajadores (PT), cuyo principal referente es Lula, en la cárcel desde abril pasado y quien fue sustituido por Haddad.

“La corrupción es una plaga que saca la comida de la mesa, que saca a los niños de la escuela” e impide el desarrollo de un país, afirmó un locutor en el espacio de Bolsonaro, en el cual se reiteró que Haddad “fue a la cárcel a pedir la bendición de Lula” para ser candidato.

El líder de la ultraderecha y capitán de la reserva del ejército volvió a ofrecerse como un político “limpio” ante la justicia y como un candidato antisistema.

“Soy una amenaza para los corruptos”, declaró Bolsanaro en su último espacio por televisión, en el que se presentaron videos con confesiones sobre prácticas corruptas que algunos líderes del Partido de los Trabajadores prestaron ante la ley.

Haddad por su parte insistió en que apoyar al candidato de la ultraderecha supondrá favorecer “el odio y la violencia” en Brasil.

En su espacio, la campaña del PT volvió a criticar la negativa de Bolsonaro a participar en los cuatro debates.

¡Comparte!

* * *


Responder

Tu e-mail no seá publicado.