Javier Burillo Azcárraga salió de prisión tras pagar una fianza de un millón de dólares.

Arrestan al constructor del desarrollo Las Ventanas al Paraíso por la muerte de su hijo

Los Angeles.- Tras pagar una fianza de un millón de dólares, Javier Burillo Azcárraga, primo del presidente de Televisa, Emilio Azcárraga Jean y principal constructor y ex dueño del desarrollo Las Ventanas al Paraíso, exclusivo centro vacacional en Los Cabos, Baja California Sur salió de la Cárcel del Condado de Marin, California a donde había ingresado tras ser arrestado en su casa en Bellevue Avenue acusado del homicidio involuntario de su hijo de 11 años de edad.

Burillo, de 57 años quien se dedica a los bienes raíces y entre su patrimonio se encuentran desarrollos hoteleros y restaurantes de lujo en México, fue acusado de  homicidio involuntario tras la muerte de su menor hijo, cargos a los que se podría sumar el de operar una embarcación bajo el influjo de sustancias tóxicas.

El desafortunado suceso fue dado a conocer por Los semanarios The Ark, Proceso, el portal Infobae así como diarios de circulación nacional como El Universal y Excélsior quienes señalan que el empresario, recorría junto a sus dos hijos, las aguas cercanas a la Isla Ángel, al norte de San Francisco California a bordo de su embarcación tipo Targa Protector, la cual piloteaba.

Eran poco más de las seis de la tarde del domingo 15 de septiembre, cuando, casi a punto de terminar su recorrido por altamar y regresar al muelle del Corinthian Yacht Club, la embarcación fue alcanzada por una ola de gran tamaño de la que Burillo no se percató, cayendo, al agua, tras el impacto, los dos jóvenes hijos del empresario.

Era un viaje que los Burillo habían hecho en incontables ocasiones, incluso ese día el bote surcaba el agua a baja velocidad, pero Javier había ingerido alcohol como lo confirmó el examen de alcoholemia que le fue practicado.

Javier Burillo a ver caer a sus hijos al agua, trató de rescatarlos. El mayor había sido alcanzado por la propela, aún así pudo llegar hasta su hermano menor, y con la ayuda de su padre, sacarlo del agua.

El niño, según testimonios, se golpeó la cabeza antes de caer por la borda, impacto que presumiblemente causó su muerte.

Los Burillo lograron llegar al muelle del Corinthian Yacht Club desde donde llamaron al 911, pero los paramédicos nada pudieron hacer por el menor que ya no presentaba signos vitales, mientras que Miguel fue llevado al Hospital General de Marin con heridas graves en una de sus piernas.

Javier Burillo también fue revisado por los paramédicos y luego interrogado por la Policía.

El Departamento de Policía de Tiburón, la Guardia Costera de Estados Unidos y la Oficina del Sheriff del Condado de Marin se encuentran investigando el caso.

El desarrollo Ventanas al Paraíso, haciendo uso de su derecho de réplica, aclara que «la familia Burillo Azcárraga  dejó de ser propietario de Las Ventanas al Paraíso hace más de 15 años» en un comunicado hecho llegar a esta redacción.

¡Comparte!

* * *