«A orar de por vida» condenan a sacerdote pederasta

Héctor Miranda