Y su destino es rodar y rodar…

Héctor Miranda