Volvió el Barcelona a tocar el cielo

Héctor Miranda