Salcido, con un pie en México

Héctor Miranda