Vive un suplicio: tiene 100 orgasmos al día

Héctor Miranda