Sin valor, sin cerebro y sin corazón…

Héctor Miranda