Sin valor, sin cerebro y sin corazón…

¡Terrenos a cuatro minutos del centro de Cabo San Lucas!