Se salvó por impuntual

Héctor Miranda