Salió un preso a regar las plantas … y no volvió

Héctor Miranda