Los demás, que digan misa…

Héctor Miranda