Policía, violador … y caníbal

Héctor Miranda