Pingüinos gay, a punto de ser padres

Inca y Rayas incuban el huevo como cualquier pingüino hembra. «Protejen el huevo a vida o muerte», explica la cuidadora. «Inca no se levanta del suelo. Es su primer huevo y no lo quiere soltar. No se mueve aunque le demos el mejor pescado del mundo».

Una cuidadora del zoológico explica su comportamiento: «Se quieren igual que si fueran macho y hembra, se cortejan igual, se montan igual». «Lo que quieren es lo que les falta, criar un pollo», deduce la cuidadora.

En una semanas se espera el nacimiento del polluelo de pingüino con dos padres.

¡Comparte!

* * *