La cerdita rosa es acusada de alterar el orden social en China

Peppa pig, una puerca
peppa
30 mil episodios de Peppa Pig fueron eliminados de la plataforma Douyin por ser considerada como un icono negativo para la niñez actual; es la segunda polémica que causa en menos de seis meses.

Ciudad de México.- Si tienes hijos o sobrinos seguramente en más de una ocasión te has visto obligado a chutarte un capítulo entero de la famosa “Peppa Pig”, la cerdita rosa que vive con su familia y tiene que enfrentarse a diversas situaciones para salir adelante.

Aunque en México y en todo el mundo desde que salió al aire su popularidad no ha hecho más que aumentar, recientemente se dio a conocer que en China fue censurada por considerarse subversiva y una “adicción” para el público infantil.

De acuerdo con el medio local  Global Times más de 30 mil capítulos de la serie fueron eliminados de Douvin, una famosa plataforma de intercambio de videos.

Entre la lista de contenido prohibido a la que se sumó la cerdita está también: comportamiento erótico, exhibiciones de armas de fuego, predicaciones de culto y otros contenidos controversiales.

Para buscar los episodios los usuarios sólo tenían que escribir el hasthag#PeppaPig pero al darse cuenta que esto ya no daba resultado comenzaron a escribir hashtags relacionados como #Piggypiggy o #Peppapeppa para ver si tenían suerte.

Aunque muchos padres de familia defienden a la caricatura asegurando que deja buena enseñanza, otros afirman que causa efectos negativos en los niños y que las tiernas situaciones que manejan son en realidad historias complejas para adultos.

A pesar del escándalo Douyin no ha hecho declaraciones al respecto.

Odiada por los doctores en la vida real

Aunque no lo creas, este no ha sido el único problema en el que se ha visto envuelta la serie. Hace unos meses, la revista británica British Journal of Medicine publicó un artículo en el que afirmaba que el dibujo animado distorsiona el uso de la atención médica primaria.

En la nota se puede leer la crítica hacia el personaje Doctor Brown Bear, el cual ante cada mínima duda interviene para ayudar a sus pacientes, algo que “no puede ocurrir en la vida real”, afirma la revista.

No hay que pensar que los médicos pueden comportarse como el Doctor Brown Bear, que acude a domicilio a cada tos de la cerdita y prescribe medicamentos superfluos. Mirar Peppa Pig y su descripción de la medicina generalista aumenta el nivel de exigencia de los pacientes y fomenta el uso abusivo de los servicios sanitarios”, escribió la doctora Catherine Bell, médica general de Sheffield (norte de Inglaterra) y autora del artículo.

¡Comparte!

* * *