Oro… ¿ mata carita ?

Héctor Miranda