¿Misiles? no, calamares

Héctor Miranda