Desapareció una isla

Héctor Miranda