Creció preso en su cuarto

Héctor Miranda