Como perros, gatos y… burros

Héctor Miranda