China y su nuevo juego
China y su juego
El escándalo comenzó a principios de este mes, después de que la revista Hanian Rendez-Vous informase sobre una ‘sexy party’ en la localidad costera de Sansa.

China.- Varios jóvenes están causando  gran indignación en China. Adolescentes pertenecientes a familias pudientes enfrentan fuertes críticas por jugar a subir fotos en las redes sociales con las que intentan  demostrar públicamente que son los más ricos.

El escándalo comenzó a principios de este mes, después de que la revista Hanian Rendez-Vous informase sobre una ‘sexy party’ en la localidad costera de Sansa. Shanghay Daily publicó los sórdidos detalles de la fiesta, incluyendo que una modelo llegó a ganar 600.000 yuans -74.000 euros- por participar en esta orgía elitista que duró dos días. Según detalles que menciona el diario de Shanghay, durante el evento se utilizaron 2.000 condones. Las autoridades chinas aún están investigando los hechos.

El escándalo ha salpicado a gente del lujoso y conocido grupo Sport Car Club, ya que una de sus miembros, Guo Meimei, ha sido acusada de ofrecer sexo a cambio de dinero durante la fiesta. Guo, de 20 años, ya había sido criticada con anterioridad por alardear de su lujoso estilo de vida y presumir, al mismo tiempo, de trabajar para la Cruz Roja, hecho que en realidad era falso. Guo Meimei respondió a esta polémica subiendo una foto a las redes sociales en la que salía mostrando un billete por valor de cinco millones de yuanes -cerca de 820.000 dólares- para demostrar que no le hacía falta el dinero.

Este hecho hizo que miembros del Sport Car Club comenzasen a publicar fotos en las que presumían de sus cuentas bancarias. En esta oleada de alarde adolescente destacan fotos en las que se puede ver como un joven de 19 años presume de tener cerca de $600 millones en el banco.

Se cree que muchas de estas fotos son falsas, aunque este hecho no quita que haya despertado grandes recelos en Internet. El tema llegó a convertirse en ‘trending topic’ en la red social Weibo, la más popular en el país asiático. «No me sorprende ver cosas de este tipo» o «es muy desagradable ver como un puñado de nuevos ricos alardeas de su estilo de vida de esta manera» son algunas de las críticas que se han lanzado hacia este pequeño grupo de adolescentes presuntuosos.

La aparición de una nueva clase alta en China está haciendo que este tipo de polémicas sean cada vez más frecuentes. Estos jóvenes no son los únicos que reciben críticas desde las redes sociales. Los hijos de numerosos políticos también han sido rechazados por gran parte de la población china. Éste es el caso de Bo Xilai, que vio como su hijo era fuertemente criticado por destrozar en un accidente un Ferrari de más de 900.000 dólares, hecho que acabó con la carrera política de su padre.

¡Comparte!

* * *