Plátano pegado con cinta es vendido en varios millones.

¿Arte?

Se trata de un plátano pegado con cinta a una pared, la obra de arte alcanzó los 120 mil dólares, unos 2 millones 300 mil pesos mexicanos.

Miami.- Un plátano pegado a la pared con cinta de aislar es la pieza de arte más popular de la feria de arte Art Basel en Miami, Florida pero eso no es lo increíble; lo que más llamó la atención de esta pieza hecha por el artista italiano Maurizio Cattelan es que cuesta 120 mil dólares y de las 12 piezas disponibles, ¡dos ya se vendieron!

La pieza, titulada “Comidian” (Comediante) es una metáfora que Cattelan hace para describir y burlarse del arte absurdo que se presenta en Art Basel. Y sí que lo logró. Hasta ahora, se han vendido dos de las piezas destinadas a pudrirse en la pared, literalmente, por el costo de 120 mil dólares, lo equivalente a dos millones 318 mil pesos.

La pieza, titulada “Comidian” (Comediante) es una metáfora que Cattelan hace para describir y burlarse del arte absurdo que se presenta en Art Basel. Y sí que lo logró. Hasta ahora, se han vendido dos de las piezas destinadas a pudrirse en la pared, literalmente, por el costo de 120 mil dólares, lo equivalente a dos millones 318 mil pesos.

 “Comidian” se ha convertido en una de las piezas más fotografías de la feria de arte que se realiza en Miami, por lo que es común encontrar en redes sociales fotografías del plátano en una pared blanca y abrazado con cinta metálica.

Hacer esta pieza de arte contemporáneo no fue nada fácil, ni rápido. Cattelan pasó todo un año ideando la manera de usar plátanos en sus obras de arte, por lo que cada que viajaba llevaba un plátano real a su habitación y lo pegaba con cinta de aislar. Hizo varios modelos en resina y bronce hasta que decidió que usaría un plátano común y corriente.

“Los plátanos son un símbolo de comercio internacional, con doble sentido y un objeto clásico de humor. Justo lo que hace Cattelan es convertir objetos mundanos en vehículos que sean un deleite y una crítica”, dijo a CNN Emmanuel Perrotin, fundador de la galería que lleva su nombre y que acogió la pieza del artista a italiano.

Los compradores de la obra no tienen instrucciones claras sobre qué hacer una vez que empiece la descomposición del plátano, así que tal vez sus dos millones de pesos tendrán que irse a la basura en cuestión de días.

¡Comparte!

* * *