¡Apúrense a morir!

Héctor Miranda