Y el Centro de Artes y Culturas Populares se llenó de pasado y tradición

Héctor Miranda