Un día negro para el teatro estatal

Héctor Miranda