Tendrá Ñaque o de piojos y actores dos fechas más en el Teatro Juárez

El grupo Altaira, celebrando sus 25 años de fundación, se presentará durante dos fechas más, los próximos sábados 21 y 28 de julio, en el Teatro Juárez, a las 8 de la noche.
El grupo Altaira, celebrando sus 25 años de fundación, se presentará durante dos fechas más, los próximos sábados 21 y 28 de julio, en el Teatro Juárez, a las 8 de la noche.

Ñaque o de piojos y actores, obra de teatro del español José Sanchís Sinisterra, dirigida por Alfonso Álvarez Bañuelos y protagonizada por Miguel Espinoza y Mónica Astorga, se presentó este sábado en el Teatro Juárez. Una puesta en escena “interesante, sencilla e ingeniosa, al estilo de Alfonso Bañuelos”, opinó el actor y director Mario Rey; un “trabajo de búsqueda profunda”, señaló el doctor Rubén Sandoval, director y dramaturgo.

La obra de Sanchís Sinisterra es circular, los actores podrían entrar y salir de escena y continuar infinitamente. Discurre en torno a cuestionamientos filosóficos primarios, como el ser del Ser y la necesidad y conciencia de serlo, todo mientras llevan a cabo una puesta en escena y la obra se fragmenta, a veces se encuentran en el siglo XVII, otras en el XXI.

Rubén Sandoval agregó que se trata de un “excelente trabajo de dirección, con un juego de actores verdaderamente formidable”. “Mónica y Miguel”, dijo, “están, yo creo, en su mejor momento”.

Tras bambalinas, Mónica Astorga confesó que su principal reto en Ñaque o de piojos y actores fue “ser hombre”.

“No ser Mónica Astorga vestida de hombre, sino realmente crear un personaje de hombre”.

Resaltó el gusto de trabajar con el equipo que lo hizo y manifestó que su trabajo es para “demostrar a la gente de La Paz y el resto del estado que aquí se hace un teatro con mucha entrega”.

Igualmente, Miguel Espinoza se refirió a lo mucho que le costó interpretar a la cantidad de personajes que toman vida a través de él en la obra de José Sanchís y exaltó el empeño de los teatreros sudcalifornianos, quienes lo hacen por vocación, adaptando sus propias vidas para actuar y sobrevivir.

Por su parte, Alfonso Álvarez Bañuelos, explicó que Ñaque o de piojos y actores “es una reflexión sobre el trabajo actoral, sobre cómo se maneja el actor a nivel social”. Los personajes, reveló, “llegan al teatro y tratan de buscar el sentido de lo que están haciendo, pero, al mismo tiempo, interpretan y se cuestionan, no es solamente el hecho de representar, sino que dudan de lo que están haciendo”.

“Es un trabajo que es sobre los actores, pero que a la gente le importa porque en el fondo nos identificamos con los actores, porque también en la vida hay un momento en que nos cuestionamos si vale la pena nuestro trabajo, representamos varios papeles y roles sociales, pero, al final de cuentas, ¿es bueno lo que estamos haciendo?, ¿estamos fallando?, o ¿qué pasa?”.

El grupo Altaira, celebrando sus 25 años de fundación, se presentará durante dos fechas más, los próximos sábados 21 y 28 de julio, en el Teatro Juárez, a las 8 de la noche.

¡Comparte!

* * *