Existen diversos mitos sobre esta parte no observable desde nuestro planeta.

¿Qué hay en la cara oculta de la Luna?

La Paz, Baja California Sur.-  La Luna es el satélite natural de la tierra y da una vuelta al planeta en aproximadamente 28 días, lo cual explica de alguna manera los meses que hoy se emplean, aunque con el tiempo se representarían en el calendario con ciclos de 30 o 31 días.

Una característica de nuestro satélite natural, es que tarda el mismo tiempo en moverse alrededor de la Tierra que en girar sobre su propio eje, lo que provoca que nosotros sólo podamos ver una cara y a la otra, que está oculta, se le conozca coloquialmente como “el lado oscuro de la Luna”.

De hecho, existen diversos mitos sobre esta parte no observable desde nuestro planeta, como por ejemplo que en dicha zona existen instalaciones secretas de gobierno, teorías extraterrestres u otras teorías conspiracionistas.

Según indica el profesor investigador de la Universidad Autónoma de Baja California Sur, Miguel Ángel Norzagaray Cosío, debido a la imposibilidad de comunicación directa con el lado oculto, las misiones a la Luna siempre han alunizado en el lado que sí podemos ver.

Además se han realizado misiones para orbitarla para hacer estudios de diferente índole, como mapeos precisos o mediciones de fuerza gravitacional. Esto ofrece la posibilidad de comunicación con la cara oculta, al menos durante las horas que la sonda que orbita es visible para la misión que alunice, relató.

Sin embargo, China, uno de los países que más ha invertido en el estudio de este satélite, logró poner una sonda espacial durante diciembre de 2018, en un sitio llamado L2, donde los objetos se mantienen estables de manera natural y tienen el lado oculto visible al menos durante medio mes.

“Queqiao”, como se denomina, permitió finalmente establecer comunicaciones con el rover “Chang’e-4”, que alunizó con éxito el 3 de enero de este año en la cara oculta de la Luna.

Resultado de esto, el investigador mencionó que se puso en práctica un interesante experimento que llevó a la germinación de unas semillas en la Luna, claro, en condiciones controladas dentro de la sonda.

Lo importante de ello, refiere, es que a pesar de que anteriormente ya se habían hecho pruebas para germinar semillas en el espacio, esto sólo había sido posible en laboratorios que orbitan la Tierra, así que es la primera vez que ocurre este hecho en el satélite natural; significando un gran avance en la investigación aeroespacial.

¡Comparte!

* * *


Responder

Tu e-mail no seá publicado.