Pequeñas obras de arte son cajones de bolero

Héctor Miranda