Cuando un maestro se inspira en otro

Héctor Miranda