Con choyas, raíces y rocas también se hace arte

Héctor Miranda