Los Cabos, para dar risa

Héctor Miranda