Calafia Piña: el cuerpo como instrumento

Héctor Miranda