Bebay y Juan de Dios, cuatro ojos, dos visiones

Héctor Miranda