¿Polanski, abusador o víctima del sistema?

Héctor Miranda