Terrenos en Cabo San Lucas

Zona de Opinión / ¿Quién divide al país?

El discurso no es nuevo, pero últimamente, quizá por la difícil situación que atraviesa el país, oigo más voces que lo repiten insistentemente: “Alto a quienes, con un discurso demagógico y catastrofista, quieren dividir al país en busca (¡obviamente!) de oscuros e inconfesables intereses”. Ya está dicho y escrito, hace tiempo, de mano maestra. Me limito aquí a repetirlo porque creo que es oportuno y necesario hacerlo. Cuando las clases dominantes de una nación -por no poder o no querer marchar en el sentido y a la velocidad que demandan la evolución natural y el desarrollo de toda sociedad- se rezaga, se queda anclada en los principios, procedimientos y propósitos que en el pasado fueron causa de su éxito y base firme de su derecho a gobernar y a mandar, inevitablemente tienden a una forma de razonar, de pensar y de analizar la realidad misma, totalmente superficial, ciega y ajena a la verdad más visible y elemental. Tal modo absurdo de discurrir, es el instrumento ad hoc que reclama una tarea igualmente absurda por imposible: detener la transformación del organismo social, frenar o abolir de plano la marcha de la historia, para conservar su riqueza y sus privilegios. Así se explican esos curiosos y terribles periodos de oscurantismo y reacción que preceden a todo cambio social verdadero y que se caracterizan por la cacería de brujas y la multiplicación de los chivos expiatorios.

 Tengo la impresión de que mucho de esto se esconde tras la cruzada actual en contra de quienes, según aquella óptica distorsionada, pretenden fragmentar a la nación para su propio provecho. ¿Por qué? Porque es evidente que culpar a alguien (individuo, partido u organización social) de dividir al país con su pura saliva, con el puro discurso, tejido además con mentiras y con denuncias de injusticias y carencias inexistentes, totalmente desconocidas y por tanto increíbles para la masa, es un absurdo lógico y político por el lado que se le mire, un quid pro quo que confunde la realidad dura, concreta, con la simple verbalización de la misma. Porque es otorgar a la palabra poderes mágicos, taumatúrgicos, al suponerla capaz de crear, por sí misma y sin ayuda de nadie, una crisis que existe sólo en la cabeza de quien la propaga con fines aviesos, y porque insulta al pueblo asimilándolo al bobo aquel que, con un gallo en las manos para venderlo en el mercado, tres pillos, que lo abordan sucesivamente en el trayecto, le hacen creer, “con su verborrea demagógica”, que el gallo es, en realidad, un conejo. ¿Se puede hacer creer al pueblo que no sufre injusticia, cuando constata lo contrario en su vida diaria? He aquí el absurdo y el insulto.

 La verdad es otra y más sencilla. Nadie puede dividir al país, sencillamente porque ya está dividido en los hechos. Y no por los discursos o la retórica de demagogos, reales o supuestos, sino por un modelo económico ineficiente e injusto que sólo atiende a las necesidades y demandas  de los grandes capitales, mientras la gran mayoría del pueblo trabajador está  desempleada, sin alternativa real para ganarse la vida, con salarios de hambre en el mejor de los casos, con una carga impositiva (directa e indirecta) abrumadora, con los precios de los productos básicos al alza todos los días, con sus derechos civiles y políticos reducidos al mínimo o, de plano, convertidos en papel remojado, etc. Esta es la dura realidad, la terca realidad que se pretende ocultar (y quizá, para los más recalcitrantes y fanáticos, hasta exorcizar y desaparecer) haciendo callar a todo aquel que, no teniendo motivos para compartir la demencia senil de nuestras clases altas, se atreve a decir esta verdad en palabras claras y directas.

 Mucho se predica el deber de todos de mantener la paz y la unidad nacional mediante la obediencia irrestricta de la ley, el respeto a las instituciones republicanas y la defensa de nuestro ejemplar sistema democrático. Para esas buenas conciencias, copio lo que sigue, tomado de “El Espíritu de las Leyes”, de Montesquieu: “El amor a la república, en una democracia, es el amor a la democracia; el amor a la democracia es el amor a la igualdad…Teniendo todos el mismo bienestar y las mismas ventajas, deben gozar todos de los mismo placeres y abrigar las mismas esperanzas; lo que no se puede conseguir si la frugalidad no es general…En una democracia, el amor a la igualdad limita la ambición al solo deseo de prestar a la patria más y mayores servicios que los demás ciudadanos…Al nacer, ya se contrae con la patria una deuda inmensa que nunca se acaba de pagar”.

 Pregunto ahora: ¿responde nuestra democracia a estas exigencias elementales? Quienes predican civismo, ¿aman a la república y a la democracia tanto como a la igualdad? Nuestras clases altas, ¿sólo ambicionan servir a la patria más y mejor que los demás? De no ser así, es obvio que su profesión de fe republicana y democrática, así como sus gritos y anatemas contra los “demagogos que dividen al país”, son pura hipocresía, cortina de humo para esconder a los verdaderos culpables de la división que tanto temen y para escamotear las reformas de fondo, cada día más necesarias. No hay de otra.


* * *


Una Respuesta de Zona de Opinión / ¿Quién divide al país?

  1. contactodirecto 10/03/2013 en 2:54 PM

    Domingo 17 hay elecciones para comisariado en el ejido la purísima.
    Luis va a comprar votos para tratar de seguir controlando el ejido la purísima para que siga detenido el desarrollo del norte de Comondu, el norte de Loreto y el sur de Mulege que es lo que abarca el ejido la purísima.
    Lo va hacer aparentemente a través de su secretaria Miriam Galaviz y su socio Gustavo Maldonado.
    Así como también de juan diego Gerardo mayoral, del Dr. Raúl Vizcarra y de la abogada Miriam Orozco.
    Miriam Galaviz es operadora de Luis Cano, es quien se encargara de llevar a los más de 50 prestanombres de Luis Cano que son ejidatarios Nailon y a los que no puedan ir a votar los va a suplantar con otras personas, como suele operar Luis cano a través de Miriam Galaviz, Para así de manera fraudulenta ganar la elección del comisariado.
    Nos pretenden robar 16 mil hectáreas de bunas tierras que puso a nombre de su esposa Ana Karina Angulo Esquer con ayuda del Dr. Raúl Vizcarra (a quien quiere imponer) de nuevo para que siga sirviendo y la Lic. Miriam Orozco Abogada del Ejido y contando con el contubernio de la procuraduría agraria.

Anúnciate en Peninsular Digital

 

¿Quires anunciarte en Peninsular Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.