Van por Loreto y Bahía Magdalena

A demoler la Casa del Estudiante

Una de las mil mentiras que propagó el ahora gobernador del estado como candidato fue: “las decisiones importantes las consultaremos con la ciudadanía.”

Y de entrada obligó a sus tamemes en el congreso para que reformaran la constitución y poder nombrar  a Palemón Alamilla como procurador sin ser sudcaliforniano, y por los resultados que ha dado lo debería destituir. Luego les canceló la recaudación de impuestos importantes  a  los municipios. Más tarde ordenó la represión a los pescadores de Punta Lobos y mineros de Cachanía. Y en su más clara formación dictatorial nuevamente obligó a sus títeres aprobar –sin consultar siquiera a los demás diputados- la ley de Asociaciones Público Privadas. Todo mundo pataleó y ya se olvidaron de esta ley tan lesiva a la población. Y encarrerado obligó a declarar que la escuela 18 de Marzo sería demolida y ahora arremete contra la Casa del Estudiante en la Ciudad de México (CDMX). Acaba de vender Puerto Escondido y nueve predios en Loreto y ya mira para Bahía Magdalena y Puerto Cortés. Y hasta este momento nunca ha convocado a la ciudadanía a tan importantes decisiones.

La venta de Puerto Escondido es una acción que lesiona la soberanía nacional y local independientemente de que son negociaciones en lo oscurito y nadie del pueblo sabrá el destino de los 120 millones de ganga en que venden ese punto estratégico de la soberanía estatal y nacional. Narciso quiso vender Bahía Magdalena, pero  éste está resultando mucho más bravo porque antes de irse venderá gran territorio del complejo lagunar de Comondú.

En decisión relámpago ordenó la demolición de la escuela primaria 18 de Marzo. –ya mucho se ha escrito sobre ello- La opinión pública y padres de familia se opusieron y la prensa señaló “que el gobernador había reculado”  Jiménez Márquez, Secretario de Educación declaró que no sería demolida y que conservaría su clave y su nombre. Luego reculó y dijo que no sabía si la demolerían. En redes sociales una dama dijo: “quieren el terreno y de que se lo van a chingar, se lo van a chingar.” Y por lo que se ve así será. Y cuando escribo esto recuerdo la lucha que dimos sobre la decisión de edificar una gasolinera a menos de cien metros del Cebtis de la Jalisco. Allí despacha esa negociación. En el terreno de la 18 de Marzo  “aparecerá” un sambor´s… de que aparecerá, aparecerá, cómo chigaos no.

Y nuevamente montado en su caballo  Incitatus –nombrado cónsul por Calígula- ahora pretende desaparecer (demoler) la Casa del estudiante sudcaliforniano en México. De muchas maneras lo ha nombrado la vox populi y ahora lo deberían nombrar “Carlos el demoledor.”

Cuando trabajé en la administración de Leonel Cota me nombró director del Patronato del Estudiante. Poco antes de realizar el sorteo del patronato me comisionó a que fuera a México y le entregara un estudio completo del estado que guardaba la casa del estudiante. Me reuní con el Consejo estudiantil, contratamos peritos y… manos a la obra. El estudio arrojó que la terraza debería recibir mantenimiento con una inversión de un millón de pesos. Los demás desperfectos arrojaban tres millones de pesos más para dejar la casa habitable. Debo decir que el inmueble es un gran edificio de dos plantas con capacidad para albergar 150 estudiantes entre mujeres y hombres. Me informaron que las mujeres ocupaban el primer piso y los hombres la planta baja. Contaba con sala de estudios, biblioteca, comedor, gimnasio y patios espaciosos…un gran edificio que de ninguna manera se debe perder.

Cuando lo visité apenas si habría unos 70 estudiantes. Informé a Leonel que era un desperdicio y que mirara la posibilidad de convocar estudiantes extranjeros y cobrarles su estadía y así se recuperaría un poco el gasto de mantener a los sudcalifornianos. NO, me dijo, se nos van a venir encima y va haber problemas. Pero si el Consejo es muy responsable y ellos administrarían el dinero. Nada se hizo, Mi correo: raudel_tartaro@hotmail.com

PASEMOS EL RUBICÓN: Cuando realizamos el sorteo del patronato rendimos el informe financiero con una utilidades de casi 4 millones de pesos. Todo mundo se asustó porque nunca nadie había informado de tal utilidad. A los días recibí una llamada de su secretario Esteban Beltrán –hoy subsecretario de gobierno- diciéndome que Leonel necesitaba tres millones para arreglar la casa del estudiante. Me negué y solamente le prometí un millón para reparar la terraza. Ya se imaginará usted la respuesta y amagos de Esteban. Entre muchas cosas me dijo: “solamente para lo que a ti te conviene y programas sí hay dinero, Leonel es el jefe y él manda…etc.

Seguramente que la casa del estudiante en la Ciudad de México requiere de muchos arreglos y mantenimiento, pero de ninguna manera algún gobierno la debe clausurar o demoler. Es un patrimonio de los que vivimos en esta entidad; no es propiedad de Carlos Mendoza y no tiene ningún derecho a coartar las posibilidades de estudio a los jóvenes estudiantes que quieran rifársela en la Ciudad de México. Que convoque a los cientos que han egresado de ella. Alea Jacta Est. 16-08-16


* * *


Anúnciate en Peninsular Digital

 

¿Quires anunciarte en Peninsular Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.