Terrenos en Cabo San Lucas

Sindicato corrupto, perverso, canalla

Recientemente la represión sindical ha llegado a límites insospechados

La historia se desarrolla en una apacible ciudad de bellos atardeceres, de un malecón acariciado por esbeltas palmeras y playas de “primer mundo”

Como todo centro urbano en crecimiento, se han multiplicado los problemas: falta de fuentes de trabajo y desigualdad social, riquezas insultantes que contrastan con cinturones de miseria de las colonias marginadas donde los servicios públicos brillan por su ausencia, calles polvorientas y oscuras, drenajes derramados, vagancia y drogadicción.

La patología social se ha desquiciado ya que los últimos tres años el crimen organizado ha llegado para disputarse el control “de la plaza.” Los delitos de alto impacto ya rebasan los tres mil ejecutados entre ciudadanos con “antecedentes penales” y población a la que han llamado “daños colaterales.”

Como todo centro urbano en crecimiento el aparato burocrático ha creado un estrato de funcionarios de altos, medios y bajos mandos, distinguidos entre ellos por la riqueza material y el desempeño en la escala de la función pública (suburban, picaps del año, ropa fina y guayaberas en lino italiano) luego los segundones y tercerones fácilmente identificables. Los de primera detentan un poder absoluto en la riqueza y en el mando.

Como toda gran ciudad, el aparato gubernamental ejerce el control por medio de los sindicatos y sus múltiples complicidades. ¡Y ya le haya al que no esté de acuerdo con el sindicato!! Lo menos que le puede pasar es que lo ignoren y si sigue chingando le niegan sus derechos de ascenso… ¡y si sigue! le aplican el acoso laboral al grado de pretender expulsarlo del sindicato. El sindicalismo en la apacible ciudad es tan charro como los demás sindicatos de la nación. En algunas agrupaciones ha surgido la disidencia encuadrada en corrientes sindicales; en otros el control y el miedo de los agremiados es tal que no se atreven a organizarse… y el trabajador que en lo individual lucha lo descabezan.

En la apacible ciudad se ha enquistado un sindicalismo megacharro en la mayoría de los centros de educación media superior ya que cada centro tiene su propio sindicato. En éstos la componenda, la corrupción, el amiguismo, el compadrazgo, los favores por sexo, plazas sin concursar y sin perfil son ocupadas por los incondicionales lame suelas del dirigente sindical, el director de la escuela y la dirección general. Generalmente los más preparados, los más responsables en su vida profesional y social, son relegados por no hincarse al poder del charro sindical.

En esta apacible ciudad de palmeras bañadas de sol existe la figura de escuelas estatales con recursos federales y locales. Pertenecen al subsistema de educación estatal. Hay las escuelas que se hacen llamar Cechmeds (Centro de Estudios Científicos Humanos de Educación Media Superior) que dependen de una dirección general y de las direcciones de las escuelas territoriales.

Hace más de una década un personaje canalla, corrupto y perverso fundó el sindicato de los Cechmeds y desde entonces se entronizó en el poder absoluto de la vida sindical; como todo sujeto corrupto se estableció en la ciudad apacible estableciendo su centro de poder, control y red de complicidades en el Cechmeds del Villorrio Real.

La vida sindical y la energía de la dirección general y las direcciones de todas las escuelas territoriales están en el puño putrefacto de este personaje corrupto y canalla que decide quien entra o no al sistema. Entre más lambiscón, rastrero y lame suelas es el profesionista (o maestro) en esa medida recibe los privilegios del sátrapa…

Desde hace algunos años un profesionista se enfrentó y se enfrenta a las corruptelas orquestadas por el titiritero del sindicato y le ha ido como en feria: no logra más horas, represión sindical, horarios ahorcados y acoso laboral.

Recientemente la represión sindical ha llegado a límites insospechados… y todo por denunciar de viva voz ante el director general, el director de la escuela y ante el dirigente sindical (un títere del sátrapa) las injusticias y corrupción. Alea Jacta Est.- Miembro de ESAC,. Continuaré el viernes)

21-02-18.-

  


* * *


Anúnciate en Peninsular Digital

 

¿Quires anunciarte en Peninsular Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.