Terrenos en Cabo San Lucas

Mueren mis poetas (III)

Nicanor Parra

Nació en la Provincia de San Fabián de Alico, Chile, el 5 de septiembre de 1914, y fallece el 23 de enero de este año (2018) a la edad de 103 años. Ese mismo día el gobierno decreta dos días de luto nacional. Muere en la casa familiar en Chile, donde habitaba desde agosto de 2017.

Vicente Huidobro dijo que “Los premios literarios eran galardones dados por unos señores muertos a otros medio muertos para terminar de matarlos.”

“Lo último que le faltaba a Nicanor Parra para ser inmortal era precisamente haber dejado este mundo terrenal.”

“El 24 de enero, los restos de Parra fueron trasladados a la Catedral Metropolitana de Santiago, donde se realizó su velatorio, al cual asistió la presidenta (e)  Michelle Bachelet​ y el presidente electo Sebastián Piñera. El funeral de Parra fue realizado en la parroquia La Asunción de Las Cruces, y luego sus restos fueron trasladados a la que fue su casa en dicha localidad, donde fueron enterrados sus restos en una ceremonia íntima, a la cual también acudió la presidenta (e) Bachelet.

Nicanor Parra fue Premio Nacional de Literatura (1969), Premio de Literatura Latinoamericana y del Caribe Juan Rulfo (1997) y Premio Miguel de Cervantes (2011). A pesar de ser un gran poeta reconocido, no obtuvo el Premio Nobel de Literatura, seguramente por su tendencia literaria que rompió con el orden establecido. Fue, sobre todo, un poeta muy querido y leído como creador de un tipo de poesía que él denominó “antipoesía”, que trataba de romper con la poesía tradicional de su país, encabezada por autores como Vicente Huidobro, Pablo Neruda y Pablo Rokha. La antipoesía era para Nicanor Parra un tipo de poesía sencilla, coloquial, sin grandes circunloquios, a veces incluso narrativa.

El autor chileno creó un nuevo estilo poético-retórico, que le permitió escapar de la pesada sombra de Pablo Neruda y ganar el premio Cervantes. Un recorrido por la vida de un artista esencial, rupturista y que ingresó en la selecta lista de los grandes autores latinoamericanos

Nicanor Parra Sandoval, es uno de los poetas más importantes de habla española del mundo iberoamericano. Es un poeta fundamental por la gran calidad de su obra poética que irrumpe en la escena nacional en la década del 40, otorgándole a la poesía chilena un nuevo giro. Al romper los paradigmas habituales con elementos postmodernos, la poesía de Parra se convierte en una nueva vanguardia, produciendo con ello una verdadera revolución poética en el contexto nacional y latinoamericano.

En efecto, en uno de sus libros capitales Poemas y antipoemas (1954) establece un nuevo proyecto llamado antipoesía, con el cual instaura definitivamente en la lírica el lenguaje conversacional de nuestro pueblo, el nihilismo, la ironía ingeniosa, la crítica corrosiva, la desacralización del yo poético, el uso de los grafitos y la expresión audiovisual.

Los rasgos anteriores hacen de Parra un heredero auténtico del espíritu creativo de la vanguardia literaria de comienzos del siglo veinte, sobre todo si se piensa en su rechazo de aspectos fundamentales de la tradición lírica modernista por manidos y desprestigiados. De allí su diálogo permanente con poetas de la altura de Ezra Pound, con los beatniks Allen Ginsberg y Lawrence Ferlinghetti, los metafísicos ingleses, con el mismísimo William Shakespeare y con su admirado Juan Rulfo.

La poesía de Nicanor Parra, inmersa en una versión dinámica, funcional y trasgresora de la identidad, además, de abrir fronteras, representa una notable expresión de historicidad discursiva, de excelencia poética y de desmantelación total del discurso instalado en la lírica tradicional.

Durante una entrevista, el poeta Parra explicó que “se trata de ‘desbarrotizar’ la poesía chilena (…) yo trataría de permitir que se abrieran puertas y ventanas, de manera que la realidad entera se incorpore a la academia”.

De esa manera, se distingue de su contemporáneo Pablo Neruda, Premio Nobel de Literatura en 1971, como lo analiza el escritor y crítico literario chileno Camilo Marks: “a contraposición de Neruda, que hablaba del pueblo, Nicanor habla como el pueblo”. También, Parra evitaba una forma de poesía ideologizada a la diferencia de Neruda.

A pesar de ser considerado uno de las poetas más influyentes del siglo XX, Parra nunca ganó el Premio Nobel de Literatura. El Premio Cervantes, el más reconocido de la lengua castellana, fue el último que recibió en el 2011, tras haber ganado el Premio Nacional de Literatura (1969), el Premio de Literatura Latinoamericana y del Caribe Juan Rulfo (1991) y el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana” (2001).  (Google: recopilación)

Transcribo algunos párrafos y poemas completos del antipoeta chileno. Notará usted, amable lector, los “brincos literarios” (antipoesía) que lo hicieron inmortal:

MADRIGAL: (fragmento)

Yo me haré millonario una noche

Gracias a un truco que me permitirá fijar las imágenes

En un espejo cóncavo o convexo.

Me parece que el éxito será completo

Cuando logre inventar un ataúd de doble fondo

Que permita al cadáver asomarse a otro mundo

Estoy seguro de que mis piernas tiemblan.

Sueño de que se me caen los dientes

Y que llego tarde a unos funerales

FRAGMENTO DE: VICIOS DEL MUNDO MODERNO:

Tratemos de ser felices, recomiendo yo, chupando la miserable costilla humana.
Extraigamos de ella el líquido renovador,
Cada cual de acuerdo con sus inclinaciones personales.

De sus axilas extrae el hombre la cera necesaria para forjar el rostro de sus ídolos.
Y del sexo de la mujer la paja y el barro de sus templos.
Por todo lo cual
Cultivo un piojo en mi corbata
Y sonrío a los imbéciles que bajan de los árboles.

Arrestado en su domicilio

a medianoche

mientras pensaba

sorprendido “de facto”

en clandestina asamblea

consigo mismo.

A recorrer me dediqué esta tarde
Las solitarias calles de mi aldea
Acompañado por el buen crepúsculo
Que es el único amigo que me queda..

Sueños (endecasílabo)

Sueño con una mesa y una silla
Sueño que me doy vuelta en automóvil
Sueño que estoy filmando una película
Sueño con una bomba de bencina
Sueño que soy un turista de lujo
Sueño que estoy colgando de una cruz
Sueño que estoy comiendo pejerreyes
Sueño que voy atravesando un puente
Sueño con un aviso luminoso

Sueño con una dama de bigotes
Sueño que voy bajando una escalera
Sueño que le doy cuerda a una vitrola
Sueño que se me rompen los anteojos
Sueño que estoy haciendo un ataúd

Sueño con el sistema planetario
Sueño con una hoja de afeitar
Sueño que estoy luchando con un perro
Sueño que estoy matando una serpiente

Sueño con pajarillos voladores
Sueño que voy arrastrando un cadáver
Sueño que me condenan a la horca
Sueño con el diluvio universal
Sueño que soy una mata de cardo.

Sueño también que se me cae el pelo.

REMOLINO INTERIOR (Octosílabo)

Me gusta que no me entiendan
y que tampoco me entiendan,
camisa de seda tengo,
pero también tengo espuelas.

Si digo que yo te quiero
no es cierto lo que dijera,
y acaso no te saludo
no es cierto que te aborrezca.

Cuando recorro la plaza
me gusta que no me entiendan,
pastillas de menta compro
para corretear la pena.

Voy a sentarme a la plaza
de pena, de pena, pena,
y acaso a la plaza llego
la plaza, plaza me alegra.

Si digo que por las piedras
circula una voz de seda,
quiero decir que en el río
me bebo la luna llena.

Y como quiero que nadie
sepa lo que me interesa
me pongo a amansar potrancas
celestes sobre la arena.

Y como Chile es mi fundo
me gusta seguir la cueca,
con una chaqueta corta
y un pañuelito de menta.

Al viento lo voy siguiendo
con un chicote de abejas,
el viento, viento se esconde
detrás, detrás de las puertas.

Si vendo a mi negra vendo
todo lo que a mí me queda,
pero la vendo y la vendo
para que nadie me entienda.

Y acaso quiero que nadie
me pida mi yegua yegua,
le digo que si es de noche
se asusta de las estrellas.

Y acaso es de día claro
se asusta de las espuelas,
yo quiero que nadie entonces
me entienda ni que me entienda.

Cuando me subo a los árboles
es luna mi calavera,
me gusta, me gusta, gusta,
me gusta que no me entiendan.

Pero hablando en serio serio
que nadie me niega niega
que cuando subo a caballo
me pongo mis dos espuelas.

El hombre imaginario

(uno de los más buscados)

El hombre imaginario
vive en una mansión imaginaria
rodeada de árboles imaginarios
a la orilla de un río imaginario

De los muros que son imaginarios
penden antiguos cuadros imaginarios
irreparables grietas imaginarias
que representan hechos imaginarios
ocurridos en mundos imaginarios
en lugares y tiempos imaginarios

Todas las tardes imaginarias
sube las escaleras imaginarias
y se asoma al balcón imaginario
a mirar el paisaje imaginario
que consiste en un valle imaginario
circundado de cerros imaginarios.

Sombras imaginarias
vienen por el camino imaginario
entonando canciones imaginarias
a la muerte del sol imaginario.

Y en las noches de luna imaginaria
sueña con la mujer imaginaria
que le brindó su amor imaginario
vuelve a sentir ese mismo dolor
ese mismo placer imaginario
y vuelve a palpitar
el corazón del hombre imaginario.

ENSUEÑO
Los ojos rebosan de plumas cansadas
y yo voy dilatándome
cual la niebla olorosa se dilata en la sombra.
Los caminos se están diluyendo en los parques
y una acequia está quieta
Yo no sé si es que parto o que llego
si es que hablo o que callo.
En las puertas distantes y opacas
los amigos de antaño
se están envolviendo en la tenue penumbra
de las plumas que llueven.
Hay paisajes de bronce en los charcos
y en los acantilados
suenan rondas de niños de palo
y de niñas de mármol.
Caminando por las avenidas y llanos
yo dejé mis recuerdos guardados
en los charcos de bronce.
Me quedé con la risa brincando
en la lágrima helada
mientras cruzan la tenue penumbra
los amigos de antaño.
Entretanto le busco el manubrio
a mi bicicleta
que da volteretas de cien pejerreyes
sobre un cometa torcido.
He llegado cargado de plumas risueñas
al portón de mi casa.
Y no sé si volver o quedarme
si quedarme o seguir.
Yo me siento bajo un eucaliptus
mientras pasa a mi lado
equilibrando un remolino en la cabeza
una gallina de cristal.
Mi madre me trae en tres ampolletas de plumas
un puñado de pepas menudas.

Yo me vuelvo hacia atrás. (es de los que más me gustan)

Qué más decir y documentar: Alea Jacta Est.- 01-02-18.- Miembro de ESAC.-


* * *


Anúnciate en Peninsular Digital

 

¿Quires anunciarte en Peninsular Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.